viernes, 6 de febrero de 2009

Los monos y los plátanos

Vamos a justificar un poco con la entrada de hoy el nombre de este blog, que nunca hablamos de ese simpático animal. Se trata de un curioso experimento social que se realizó, o al menos eso dicen, con monos y plátanos, que seguro te invita a la reflexión (y si no te invita, ya lo hago yo al final de la entrada :-P). Copio y pego directamente desde la página en la que lo encontré, aunque desconozco totalmente su legitimidad y puede que todo sea falso.

En cierta ocasión se llevó a cabo el siguiente experimento de comportamiento. Se colocaron 6 monos en una jaula, en el centro de la cual se encontraba una escalera que permitía alcanzar un racimo de plátanos que colgaba del techo. En cuanto uno de los monos intentaba alcanzar los plátanos, se les rociaba a todos con agua helada lo cual hacía que desistiera de su intento. Este proceso se repitió tantas veces cómo intentos por alcanzar los plátanos realizaron los monos. Finalmente, cuando alguno de los monos intentaba alcanzar los plátanos, eran sus propios compañeros los que le impedían acercarse a la escalera a base de golpes hasta que el mono desistía de su intento.

Llegados a este punto, se saca uno de los monos de la jaula y se introduce otro que evidentemente no había participado previamente en el experimento. Al poco de entrar en la jaula, el mono intenta encaramarse a la escalera para tomar los plátanos, pero en cuanto se acerca a la escalera, sus compañeros le agreden a golpes ante la posibilidad de una ducha helada. El nuevo mono no entiende nada, pero tras varios intentos se da cuenta de que no se puede acercar a los plátanos a menos que desee ser vapuleado.

En este momento, se saca de la jaula otro de los monos que empezaron el experimento y se introduce uno que tampoco tiene ningún conocimiento del funcionamiento del mismo. Igual que en el caso anterior, el mono intenta agarrar los plátanos y cada vez que lo intenta, todos sus compañeros de jaula se abalanzan sobre él para impedírselo. La nota curiosa es que el mono que introdujimos a mitad del experimento y que no tiene la experiencia de haber sido rociado con agua helada también participa en la agresión aunque sin saber porqué. Para él, simplemente, no está permitido acercarse a la escalera.

Poco a poco se van sustituyendo todos los monos que comenzaron el experimento por otros que no han experimentado en ningún momento el hecho de haber sido rociados con agua helada.

Cuando se sustituye el último mono de la jaula, el comportamiento de los simios continúa igual, a poco que el nuevo mono intenta acercarse a la escalera es vapuleado por sus compañeros, aunque llegados a este momento, nadie sabe porqué ya que ninguno de ellos ha sido rociado con agua helada. Se ha establecido una regla: "Está prohibido subir por la escalera y quien lo intente se expone a una represión por parte del resto del grupo".

Quizás sea verdad que en ocasiones los monos reflejan un comportamiento casi humano, o quizás seamos los humanos los que en ocasiones nos comportamos como monos.

Que los humanos descendemos de los monos los humanos y los monos descendemos del mismo primate está científicamente comprobado. Por tanto, algo tendremos que compartir con ellos, y muchos de nuestros aspectos sociales también se ven en esa especie animal. Este experimento te hace pensar, "¿hasta qué punto nos dejamos influir por la sociedad?". Hubo, hay y habrá infinidad de costumbres sociales, sin ninguna base razonable, que se basen en algo como esto de los monos y los plátanos. Pero el agua helada dejó de mojarnos hace mucho tiempo, lástima que poder comprobarlo sea casi imposible.

13 monerías:

Angel dijo...

Los humanos NO descendemos de los monos, los humanos y los monos descendemos del mismo primate.

Kaze dijo...

ahí te han pillado :P, supongo que el experimento sea verdad por que yo ya lo habia leido en otro sitio, pero no recuerdo donde...

Wis_Alien dijo...

Sí, yo ya conocía el experimento así que supongo que será cierto. xDD

Como bien dice Ángel, el hombre no proviene del mono sino que ambos descendemos de un ancestro común ;)

Armaggedon dijo...

Sí, cierto Ángel. Confundí términos porque tengo la mala manía de llamar "mono" a todos los primates no-humanos :P

Ya está corregido, gracias por el aviso. Saludos!

Lu, homínida dudosa dijo...

Pues hay algunos entes denominados humanos que tienen más de mono que de hombre...

La gran diferencia que puedo encontrar entre unos y otros en este experimento es que entre los hombres, aunque se continuara pegando al sublevado, habrá alguien siempre que se cuestione por qué (en este caso, el mono listo eres tú Armaggedon jaja), y los monos, que yo sepa, no se lo cuestionan.

Armaggedon dijo...

Lu, hay muchas cosas que algunos humanos no se cuestionan y aceptan como monos. Cualquier ejemplo de pseudociencia (astrología, energías vitales, tarot...) es perfecto.

Y sí, hay otros humanos que parecen más monos que hombres: se llaman "gente peluda" :-P

Saludos!!

Hidalgo dijo...

Te voy a hacer una crítica constructiva, ya que has tocado un tema que yo estudio. Este post daba para un poquito más de reflexión. Te comento brevemente que el comportamiento de los nuevos monos se basa en el condicionamiento de pavlov Estímulo-Respuesta. Esto es, el mono deja de acercarse porque como respuesta al estímulo de la paliza.

El hecho de que los nuevos lleven a cabo ese comportamiento aunque no sepan cual es la causa inicial, no es un comportamiento social, es simple y llanamente amor propio para evitar la paliza.

La próxima, dale un poquito más de profundidad al artículo que así dará lugar a un debate interesante.

Kaze dijo...

El hecho de que los nuevos lleven a cabo ese comportamiento aunque no sepan cual es la causa inicial, no es un comportamiento social, es simple y llanamente amor propio para evitar la paliza.

¿Que paliza evitan los monos al pegar al otro? si dijeses que pegandolo se desquitan de los que les pegaron a ellos vale...y eso si que seria comportamiento social, de hecho es algo similar a los veteranos en un colegio mayor :P

Lu, el mono contrataca dijo...

Bueno, yo ahí entiendo que es la manera que ellos han aprendido de evitar que el mono nuevo vaya a por los plátanos.

La verdad es que yo tampoco creo mucho en esa explicación porque... si quieres evitar la paliza, ciertamente a otro no se la darías. Pero la única solución que le encuentro es que, como no dialogan, se pegan... Que básicamente es lo que le pasa a todo ser viviento y vivienta que no sabe dialogar, que pasa directamente a la violencia.

Pero vamos... que yo entiendo que es una especie de "instinto de supervivencia" eso de: si no estás con nosotros, estás en contra

O no... quién sabe jaja

Publicar un comentario en la entrada