sábado, 4 de octubre de 2008

Premios IgNobel 2008

Hace ya prácticamente un año que os hablé de los Premios IgNobel, aquellos premios "innobles" que se daban a investigaciones científicas hechas con toda la seriedad del mundo pero que resultan ridículas sólo con nombrarlas. Anoche salió la lista de los ganadores del 2008, y si quieres verla no tienes más que seguir leyendo.
  • Nutrición: Massimiliano Zampini, de la Universidad de Trento, Italia, y Charles Spence, de la Universidad de Oxford, Reino Unido, por modificar electrónicamente el sonido de una patata chip para que la persona que la mastica pensara que era más crujiente y fresca de lo que era realmente.
  • Paz: El Comité Federal Suizo de Ética sobre Biotecnología No Humana y a los ciudadanos de Suiza por adoptar el principio legal de que las plantas tienen dignidad.
  • Arqueología: Astolfo Gomes de Mello Araujo y Jose Carlos Marcelino, de la Universidad de São Paulo, Brasil, por medir cómo durante el curso de la historia, o al menos los contenidos de una excavación arqueológica concreta, pueden ser revueltos por las acciones de un armadillo.
  • Biología: Marie-Christine Cadiergues, Christel Joubert y Michel Franc, de la Escuela Veterinaria Nacional de Tolousse, Francia, por descubrir que las pulgas que viven en un perro pueden saltar más alto que las que viven en un gato.
  • Medicina: Dan Ariely, de la Universidad Duke, EE.UU., por demostrar que medicamentos falsos y caros son más efectivos que medicamentos falsos y baratos.
  • Ciencia Cognitiva: Toshiyuki Nakagaki, de la Universidad de Hokkaido, Hiroyasu Yamada, de Nagoya, Ryo Kobayashi, de la Universidad de Hiroshima, Atsushi Tero, de Presto JST, Akio Ishiguro, de la Universidad de Tohoku, Japón, y Ágotá Tóth, de la Universidad de Szeged, Hungría, por descubrir que los mohos del cieno pueden resolver puzzles.
  • Economía: Geoffrey Miller, Joshua Tyber y Brent Jordan, de la Universidad de Nuevo Mexico, EEUU, por descubrir que el ciclo ovulatorio afecta a las ganancias en propinas de las bailarinas eróticas.
  • Física: Dorian Raymer, de la Iniciativa de Observatorios de Océanos de la Institución Scripps de Oceanografía, EEUU, y Douglas Smith, de la Universidad de California, San Diego, EEUU, por demostrar matemáticamente que montones de cuerda o cabellos, o de casi cualquier otra cosa, inevitablemente se terminan enmarañando y formando nudos.
  • Química: Sheree Umpierre, de la Universidad de Puerto Rico, Joseph A. Hill, de los Centros de Fertilidad de Nueva Inglaterra, EEUU, y Deborah Anderson, de la Escuela Universitaria de Medicina de Boston y la Escuela Médica de Harvard, EEUU, por descubrir que la Coca-Cola es un efectivo espermicida, y a C.Y. Hong, de la Universidad Médica de Taipei, Taiwan, C.C. Shieh, P. Wu y B.N. Chiang, de Taiwan, por descubrir que no lo es.
  • Literatura: David Sims, de la Escuela de Casos de Negocios, Londres, Reino Unido, por su cariñosamente redactado estudio “Tú, bastardo: Una exploración narrativa sobre la Experiencia de la Indignación dentro de las Organizaciones”.
¿Qué organismo o gobierno financiará estas investigaciones? Porque yo creo que se merecerían un IgNobel, y bien gordo.

5 monerías:

Wis_Alien dijo...

El mejor sin duda es el de Química. Como puede unos tíos demostrar el efecto espermicida de la Coca-Cola, y otros demostrar que no lo tiene??

Vaya locura... xDD

Venerable dijo...

Hey, hey, hey....no me digais que no mola ^^

Paz: El Comité Federal Suizo de Ética sobre Biotecnología No Humana y a los ciudadanos de Suiza por adoptar el principio legal de que las plantas tienen dignidad.

Publicar un comentario