miércoles, 15 de abril de 2009

Un chiste de curas

No, no soy religioso ni creo en ningún ente superior a nosotros que rija nuestro destino. De lo bueno o malo que pase en el mundo o a la gente depende de las personas, y a mi modo de ver pensar que es porque las deidades lo han proveído así no es más que una manera de lavarse las manos de culpa. Es por eso que me gustan los chistes de curas como este que os voy a contar. Si alguien cree que puede sentirse ofendido al leerlo por profesar un profundo respeto hacia los sacerdotes, que apriete la combinación de teclas Control+W y todos contentos xD.
Doce candidatos a sacerdotes iban a ser ordenados. La prueba final consistía en formarse en una línea recta, totalmente desnudos, en el jardín, mientras una sexy, hermosa y bien dotada bailarina exótica, totalmente desnuda, realizaría un excitante baile oriental. A cada aspirante se le había amarrado una campanilla en el pene y se les advirtió que el que hiciera sonar la campanilla no se le ordenaría sacerdote, ya que eso demostraría que no había llegado a alcanzar el estado de pureza espiritual que requerían.

Es así como la bella dama inicia su excitante baile delante del primer candidato. El candidato soportó estoicamente, y no hubo reacción alguna. Y lo mismo sucedió con el segundo, y el tercero... y el cuarto. El prior estaba maravillado. Cuando la bailarina llegó al último, la campanilla empezó a sonar y a saltar como loca, tanto así que se le salió y cayo al suelo. El candidato, todo avergonzado, se agachó a recogerla y...

...todas las demás campanillas empezaron a sonar.


Si es que no hay manera xD.

3 monerías:

Lu, un poco perversa dijo...

Jajajajaja
MARAVILLOSO... Si encima dices que el último tenía cara de niño... LE HAS MATAO !!!

Publicar un comentario