sábado, 29 de septiembre de 2007

Hablando solo

Bueno, antes de que me os lancéis al cuello, deciros que si no pongo muchas nuevas entradas es porque básicamente no me apetece mucho. No tengo firmado ningún contrato de obligación de actualización y la pistola que ahora mismo me está apuntando a la sien está sin balas. Así que simplemente no estoy obligado a hacer nada. He tenido dos semanas de vacaciones y la verdad es que el blog no estaba entre mis prioridades. En dos días vuelvo a la rutina estudiantil y si me da por volver más en serio a esto, volveré. Si no, no creo que nadie salga malherido.


Recientemente rescaté de mi lista de contactos de mensajería instantánea (sí, es el que os estáis imaginando, pero no quiero dar publicidad gratis a nadie) un conversador automático muy curioso. Para empezar, te pregunta en qué derivación del español quieres hablar, dándote la opción de mexicano o castellano. Hace tiempo existía una única versión en inglés, pero ya está internacionalizado. Y ahí empieza el lio. Puedes hablar con él siempre que quieras, está siempre conectado y tiene respuestas casi para todo. En principio está diseñado para ser una rápida enciclopedia dispensadora de respuestas cortas.


Puedes preguntarle en qué año nació Isaac Newton, usarle de calculadora automática o pedirle que te localice Namibia. Si está en su amplia base de datos, te contestará. Si no, te remitirá a la enciclopedia online abriéndote una pequeña aplicación a la derecha de la misma conversación. Aunque también mete publicidad de vez en cuando de sus creadores. En cualquier caso, puedes aceptar que lo abra y tendrás la información casi instantánea.

Si estáis pensando qué pasaría si habláis con él como si fuese un colega más, probad. Intentad preguntarle su edad, su estado de ánimo, informarle de vuestro nombre, preguntarle sobre su tendencia sexual y, cómo no, enzarzaros en una pelea de insultos en la que el que seguro que pierde los estribos eres tú y no él. Comprobad la gran cantidad de respuestas que tiene almacenadas, interaccionad con él y seguidle el juego. Ideal para cuando no tienes contactos con los que hablar.

Mucha parrafada, sí, pero ¿cómo me hago con mi propio amigo bot automático? Simplemente agregadle como un contacto más, su dirección es es.encarta@botmetro.net y tened por seguro que no se trata de ningún virus, troyano o calamar gigante disfrazado de arroba.

Seguramente os canséis de él a los diez minutos. Pero os lo cuento porque os conozco, y seguro que si lo oís por otras fuentes me echaréis en cara que no haya sido yo el que os lo haya contado. O no. Tal vez siempre nos quedemos con esa duda. O tal vez no.

3 monerías:

Wis_Alien dijo...

Y la pregunta es... y por qué no?? xDD Cuando vaya pa Oviedo lo agregaré al MSN haber que tal está. Aunque si a los 10 min ya estoy cansado de él como dices tu, igual va él y el portátil por la ventana. xDD

Una nueva entrada!! Bravo, bravo!! xDD

Tank dijo...

Como mola ponerle verde xDD.

¡¡Un sugus para Arma por hacer una nueva entrada!!

Berenice dijo...

Todo sobre lo escrito. Todo sobre lo que está por escribir.

Entra, disfruta y participa en: LA PALABRA OLVIDADA

Nuevo blog, mezcolanza de todos.

http://www.lapalabraolvidada.blogspot.com

Publicar un comentario